Recetas tradicionales

Revisando Eataly

Revisando Eataly

El viaje a Eataly es una experiencia maravillosa a través de lo mejor de Italia en el corazón de Nueva York. Quesos, pescados, carnes, panes, postres, salsas y unas pastas extraordinarias que no se pueden conseguir en ningún lugar del país. Luego, puede tener la oportunidad de comer alimentos fabulosos, carnes curadas, pescado fresco, pizzas asesinas y la mejor foccacia que jamás haya comido con excelentes vinos para acompañarlo todo. Vale la pena el viaje a la Quinta Avenida y las calles 23 para ver este emporio de comida italiana y tener una experiencia gastronómica maravillosa. ¡Ve a por ello!


Comer, comprar y aprender: cómo Eataly se convirtió en una fuente de ingresos

Cuando un cliente entra por las puertas del Eataly de 50.000 pies cuadrados en Madison Avenue, lo primero que verá son masas de gente. Con más de 10,000 visitantes solo en este lugar todos los días, es difícil ignorar la fanfarria. Pero una vez que decide viajar, es transportado inmediatamente a través del Atlántico a un mercado tradicional italiano. Una carnicería impresionante se encuentra a un lado de la meca de las ruedas de queso, que está marcada entre paredes de aceite de oliva y pastas caseras, todo detrás de la estación de helados para llevar, a la vuelta de la esquina de la sección de productos de lujo y seis restaurantes diferentes. Tú entiendes. Eataly es un museo de comida italiana, pero que permite al cliente probar, oler, aprender y comprar. ¡Es una experiencia! Y ciertamente uno por el que los clientes están dispuestos a pagar ...

Fundada por Oscar Farinetti, Eataly cuenta con 27 ubicaciones, algunas consideradas los mercados italianos más grandes del mundo. Eataly ha tenido un éxito increíble hasta la fecha porque impulsa de manera efectiva la alineación entre sus modelos comerciales y operativos. Su competencia central radica en su capacidad no solo para rediseñar cómo debería ser la mejor experiencia gastronómica en 2015, sino también para ejecutar esta misión.

El modelo de negocio innovador de Eataly es producto de tres cosas:

  1. Evolución de las preferencias de los consumidores: los consumidores son cada vez más exigentes con sus experiencias gastronómicas, ya menudo esperan algo más que una comida. La disposición a pagar por la personalización, el servicio al cliente, la variedad y las experiencias únicas ha aumentado exponencialmente con el auge de las redes sociales. Eataly capitaliza esta tendencia al ofrecer un concepto de múltiples puntos de venta donde los clientes llegan al mercado por más razones que solo una comida.
  2. Mercado culinario maduro de alta gama: La supervivencia e incluso el éxito a través de una recesión por parte de tiendas de comestibles gourmet como Whole Foods y Dean & amp Deluca es una prueba inflexible de que existe un mercado desarrollado para la gastronomía de alta gama. En la misma línea, los "amantes de la comida" han desempeñado un papel importante en la comercialización de algunos de los alimentos y restaurantes más desconocidos a través de las redes sociales. Los productos alimenticios de increíble alta calidad y los componentes experimentales de Eataly encajan en el molde de estos consumidores.
  3. Compromiso con la cocina tradicional italiana: Hay una razón por la que los restaurantes italianos llegan a todas las ciudades internacionales. La cultura y la gastronomía merecen atención. Pero Eataly ha llevado la experiencia culinaria italiana a un nivel completamente diferente, diferenciándose de los restaurantes y mercados al elevar el concepto de venta minorista de alimentos. Eataly se ha comprometido a capturar la esencia de la cultura italiana no solo a través de sus restaurantes, sino también a través de sus exhibiciones vívidas, ofertas de productos de estilo hogareño, servicio al cliente excepcional y transferencia de conocimiento.

El modelo de negocio de Eataly es una propuesta de valor increíblemente atractiva que ha demostrado ser innovadora, exitosa y escalable. Sin embargo, un modelo de negocio es tan bueno como su ejecución. Por suerte, Farinetti lo hizo bien.

Competir en el curso en línea Age of AI

Episodios de Just Digital Future

Eataly utiliza espacios enormes en áreas de alto tráfico para traducir lo que es un negocio innovador en ganancias finales. Estos grandes espacios ayudan a cumplir con los tres inquilinos de Eataly.

  1. COME: Eataly ofrece muchos puntos de venta para que los consumidores prueben la cocina italiana, desde restaurantes de servicio completo hasta mostradores para llevar y mesas informales rápidas. Su oferta de productos es extensa y todo lo "italiano tradicional" que uno podría pensar: piense en helados, pasta, pescado, queso, carne, productos, café, pasteles, Nutella y vino. El gameto completo está diseñado para ampliar el tamaño del mercado potencial. Esto es más obvio en el rango de diferenciales de precios de Eataly (de $ a $$) entre los establecimientos de comida. Además, los espacios para comer ofrecen diferentes tipos de experiencias, como en el interior o al aire libre, de pie o sentado, y centrado en la comida o el licor.
  2. TIENDA: Existen numerosas oportunidades de venta minorista en Eataly, que representan el mercado. Aunque no es un generador de ingresos tan alto como COME, el componente de compras de Eataly ciertamente acumula una gran suma de ganancias, así como clientes leales que pueden encontrar tiempo para COME y APRENDER así como. Las tiendas también brindan flexibilidad a los restaurantes, ya que pueden abordar de inmediato cualquier escasez de inventario.
  3. APRENDER: Eataly ofrece muchas oportunidades para que tanto el personal como los consumidores aprendan sobre la cocina italiana a través de demostraciones, degustaciones y eventos especiales. Todos estos se promocionan fuertemente en la tienda y a través de las redes sociales.

Este modelo operativo permite a Eataly ofrecer una experiencia única para sus clientes mientras mantiene un servicio y productos de muy alta calidad. La integración exitosa de Eataly de los modelos operativos y comerciales se ha recibido con grandes recompensas, y la ubicación de Nueva York solo obtuvo más de $ 85 mm en ingresos anuales el año pasado. Sin embargo, las recompensas van más allá de lo monetario para Farinetti. Tiene peces más grandes para freír.


Receta de lasaña a la boloñesa

Plato tradicional de Emilia-Romaña, este tradicional Lasaña a la boloñesa La receta requiere pasta de huevo, bechamel cremosa y ragú boloñés. Sabemos. No es de extrañar que este sabroso plato sea una de las recetas de pasta más antiguas jamás registradas. Una vez que lo pruebe, querrá comerlo durante siglos.

Lasaña a la boloñesa (Lasaña Tradicional con Salsa Boloñesa)
Receta cortesía de Eataly

Para la Lasaña
1 receta de masa de pasta con huevo o lasaña seca
1 receta de besciamella (bechamel)
1 taza de Parmigiano Reggiano DOP rallado

Para la salsa boloñesa
½ taza de aceite de oliva virgen extra
½ taza de mantequilla, en cubos
1 taza de cebollas picadas pequeñas
½ taza de apio picado pequeño
¼ de taza de zanahorias, picadas pequeñas
¼ de libra de panceta, molida (puede pedirle a su carnicero que haga esto)
1 libra de ternera molida
1/2 libra de carne molida
1 libra de carne de cerdo molida
1 taza de vino blanco
½ taza de pasta de tomate
½ taza de caldo de pollo o res
Sal y pimienta para probar

Para preparar la Salsa Boloñesa (Ragù):

En una olla o cacerola grande, caliente el aceite de oliva y la mantequilla. Agrega las cebollas, el apio y las zanahorias y cocina hasta que estén muy suaves y comiencen a caramelizarse. En un tazón grande, mezcle la panceta, la ternera, la ternera y el cerdo. Agrega las carnes a la sartén y cocina hasta que empiecen a dorarse. Agregue el vino y continúe cocinando hasta que la mayor parte del líquido se evapore; solo debe estar húmedo alrededor de los bordes de la carne. Agregue la pasta de tomate y el caldo y revuelva bien. Reduzca el fuego a bajo y cocine por 2 horas.

Para crear la lasaña:

Si prepara su propia pasta, divida la masa en 8 porciones. Extienda cada uno a través del ajuste más delgado en una máquina de pasta y coloque las hojas sobre una superficie ligeramente enharinada para que se sequen durante 10 minutos. Corta la pasta en cuadrados de 5 pulgadas y cúbrelos con un paño de cocina húmedo.

Ponga a hervir 6 litros de agua en una olla grande y agregue 2 cucharadas de sal. Prepara un baño de hielo junto a la estufa. Deje caer la pasta en el agua hirviendo, 6 o 7 piezas a la vez (o según el tiempo de cocción del paquete de pasta seca) y cocine hasta que esté tierna, aproximadamente 1 minuto. Transfiera al baño de hielo para enfriar, luego escurra sobre paños de cocina, colocando la pasta plana.

Para armar el plato:

Ensamble la lasaña en una sartén de lasaña de 10 por 20 pulgadas: extienda una capa de ragú boloñés en la parte inferior y superior con una pizca de Parmigiano Reggiano DOP, una capa de pasta, una capa de besciamella, otra capa de ragú, una rociado de Parmigiano Reggiano DOP y pasta. Repetir hasta que se acaben todos los ingredientes, terminando con una capa de pasta cubierta con besciamella, salsa y Parmigiano Reggiano.

Hornee por 45 minutos, o hasta que los bordes estén dorados y las salsas burbujeen. Deje reposar la lasaña durante 10 minutos antes de servir, luego disfrútelo. ¿Tienes sobras? Mejor aún: los sabores "se familiarizarán mejor", como les gusta decir a nuestros chefs.

¡Buon apetito!¡Vea más formas de hacer lasaña con nuestra guía práctica en la revista Eataly!


Las opciones más baratas entre las 10 principales:

Eataly: cocina italiana contemporánea

  • Prensa Phaidon
  • Libro de tapa dura
  • Eataly (Autor)
  • Inglés (idioma de publicación)
  • 512 páginas - 24/10/2016 (fecha de publicación) - Phaidon Press (editor)

Big Mamma Cucina Popolare: recetas italianas contemporáneas

  • Libro de tapa dura
  • Mamma, Big (Autor)
  • Inglés (idioma de publicación)
  • 378 páginas - 08/01/2020 (fecha de publicación) - Phaidon Press (editorial)

Cómo comer en Italia: una guía para comprar, cocinar y comer comida italiana

  • Publicaciones de Rizzoli International
  • Libro de tapa dura
  • Eataly (Autor)
  • Inglés (idioma de publicación)
  • 304 páginas - 30/09/2014 (fecha de publicación) - Rizzoli (editorial)

Eataly: Todo sobre la pasta: una guía completa con recetas

  • Libro de tapa dura
  • Inglés (idioma de publicación)
  • 176 páginas - 25/09/2018 (fecha de publicación) - Rizzoli (editorial)

Cuisinart Frozen Yogurt-Ice Cream & Sorbet Maker 1.5 cuartos - (renovado)

  • Este producto reacondicionado certificado es reacondicionado por el fabricante; muestra un desgaste limitado o nulo
  • Incluye todos los accesorios originales más una garantía de 90 días.
  • La nueva paleta para mezclar hace postres congelados en 20 minutos o menos, la gran capacidad rinde hasta 1-1 / 2 cuartos
  • El recipiente del congelador con doble aislamiento elimina la necesidad de hielo,
  • La tapa transparente de cierre fácil con pico grande hace que agregar ingredientes sea simple y sin ensuciar

Cuisinart ICE-30BC Pure Indulgence - Máquina automática de yogur helado, sorbete y helado de 2 cuartos de galón - Plata (ICE-30BCP1)

  • Heladera, sorbete y yogur helado completamente automática. Dimensiones (LXWXH): 8.25 x 8.00 x 11.25 pulgadas
  • Motor de alta resistencia con carcasa de acero inoxidable cepillado. Sin BPA
  • Pico de ingredientes grande para agregar fácilmente las mezclas favoritas
  • Incluye libro de instrucciones y recetas de tazón de congelador de 2 cuartos con doble aislamiento Pies cúbicos UC: 1.23
  • Producto construido según los estándares eléctricos de América del Norte Almacenamiento de cables, mantiene las encimeras ordenadas
  • Su congelador debe estar configurado a 0 ° F para asegurar una congelación adecuada de todos los alimentos.

Aceite de oliva virgen extra de ajo asado Colavita, bajo en FODMAP, 32 onzas líquidas (paquete de 1)

  • Aceite de oliva virgen extra sabor ajo asado Colavita
  • Adecuado para dietas bajas en FODMAP Certificado por la Universidad de Monash
  • Excelente para adobos, aderezos, mojar pan, asar a la parrilla, asar y saltear proteínas.
  • Libre de colesterol. Botella de plástico de 32 onzas
  • Ingredientes: aceite de oliva virgen extra, ajo natural con otros sabores naturales

Estante organizador de cacerolas para gabinetes y encimeras de cocina DecoBros, bronce

  • Ahorrar espacio en el gabinete / encimera y administrar bien las cacerolas
  • Este organizador de sartenes es ideal para organizar sartenes, tapas
  • Encuentre su mejor instalación: vertical / horizontal independiente o montaje con tornillos (tornillos incluidos)
  • El estante tiene capacidad para cinco bandejas con instalación vertical (o cuatro bandejas con instalación horizontal)
  • Dimensión: 9 '' L x 9.5 '' W x 11.75 '' H, Patente USPTO USD778642

Espumador de leche PowerLix, máquina de espuma eléctrica de mano con batería para café, café con leche, capuchino, chocolate caliente, batidora de bebidas duradera con batidor de acero inoxidable, soporte de acero inoxidable incluido (negro)

  • Obtenga espuma cremosa rápidamente: PowerLix le ofrece su espumador de leche portátil de mano para leche espumosa. Si le encanta su café matutino con mucha espuma y espuma, entonces sin duda querrá tener la varita espumante PowerLix en casa o su capuchino estilo café. Viene con un soporte para un fácil almacenamiento y se puede guardar en la encimera.
  • Funciona con pilas para obtener una espuma perfecta en poco tiempo: el mezclador funciona con pilas, por lo que no tiene que preocuparse por los cables y la búsqueda de enchufes. Calentar la leche, sumergir la cafetera espresso en la taza y encenderla. El espumador de leche comenzará a crear una espuma cremosa en la leche al instante. En 15 a 20 segundos, tiene una taza llena de espuma cremosa y lista para usar en su café con leche.
  • Calidad en la que puede confiar: nuestra batidora de leche está hecha de acero inoxidable de la mejor calidad. Tiene un potente motor que le da 19000 rpm y el batidor en espiral de acero inoxidable de doble resorte, duradero, largo, 18/10, apto para alimentos, que no se oxida ni se rompe con el tiempo, ofrece el doble de potencia que otros espumadores y cafeteras profesionales disponibles. El botón de encendido en la parte superior facilita su uso. El motor de bajo ruido apenas hace ruido.
  • Bellamente diseñada con versatilidad: la máquina está bellamente diseñada en color rojo para adaptarse a cualquier cocina moderna. Es liviano y tiene un mango suave al tacto de diseño ergonómico. Es fácil de usar y fácil de limpiar. Se puede utilizar para espumar otros líquidos además de la leche caliente. Úselo para hacer batidos para sus hijos o cócteles para sus amigos. Funcionará bien con líquidos fríos y calientes.
  • Garantía 100% de por vida: el espumador de leche es tan práctico y útil que también puede regalarlo a sus amigos y familiares. Déjelos disfrutar de la comodidad de hacer chocolate o capuchino en casa. Confiamos en nuestro producto y sabemos que le gustará. Es por eso que respaldamos nuestro producto con una garantía de por vida, y el increíble libro electrónico de bonificación gratuito es suyo. Ordene ahora y comience a crear una espuma espesa y cremosa para sus bebidas caseras

Juego de mortero y maja ChefSofi - 6 pulgadas - Capacidad para 2 tazas - Granito pesado sin pulir para un rendimiento mejorado y apariencia orgánica - INCLUYE: Protector antiarañazos + Libro electrónico de recetas italianas

  • Imprescindible en la cocina: el juego de mortero de cocina (mortero de cocina - morter and pessel - molcajete o guacamole bowl and pestel) se ha utilizado durante MILES de años como la forma de triturar, moler y pulverizar hierbas y especias secas. A diferencia de un molinillo o triturador eléctrico, el método de molienda manual tradicional, antiguo y duradero garantiza que todos los ingredientes de cocción realicen sus perfiles completos de sabor y aroma, lo que le permite controlar aún más su textura y preparar platos deliciosos y sin trozos.
  • Herramienta versátil: aproveche las diversas aplicaciones de su nuevo juego de pedestal y motor de piedra en la cocina y simplifique su vida diaria. Use su mortero para pulverizar nueces, semillas, raíz de jengibre y ajo y haga aderezos para ensaladas, salsas y condimentos caseros, como mostaza fresca, quacamole, pesto, salsa, chutneys y más. Ampliamente utilizado en farmacias y boticarios, su juego de molcajete le ayudará a pulverizar pastillas, para una óptima ingestión, ¡o esconderlas en las croquetas de su obstinada mascota!
  • Uso sin esfuerzo: este juego de motor y pedestal de mocajetes de piedra ChefSofi fue diseñado pensando en su conveniencia. Hecho de granito sin pulir, no perderá tiempo buscando a tientas o estabilizando su machacador de pestes, ya que el interior de nuestra taza de motar proporciona la mejor fricción natural similar al metate para triturar, triturar o pulverizar rápidamente los ingredientes. Con una capacidad de 500 ml (aprox. 2 tazas), este mortero de piedra también reduce la necesidad de rellenar los ingredientes, ¡lo que permite una preparación rápida de los alimentos de una sola vez!
  • Limpieza rápida y cero suciedad en la cocina: como el granito es inherentemente duradero y pesado, este mortero no se resbalará en las encimeras de la cocina y permanecerá inmóvil durante todo el proceso de molienda. Nuestro mortero ofrece un agarre infalible, deslizándose por el interior del mortero, sin la necesidad de movimientos excesivos con las manos, lo que resultaría en desperdicio de ingredientes y desorden de la encimera de la cocina. Al invertir en este juego de gres, obtendrá una herramienta de cocina multifuncional y atemporal, que hará que cocinar sea muy fácil.
  • Garantía de satisfacción: queremos que esté absolutamente eufórico con su juego de moter and pestle, por eso le ofrecemos una compra sin riesgos. En el improbable caso de que nuestro juego no cumpla o supere sus expectativas, puede devolverlo para obtener un reembolso COMPLETO sin complicaciones. Compre ahora el mejor juego de mortero y maja de granito para mármol sin pulir del mercado.

Después de ver la mejor cocina italiana contemporánea de Eataly 2021, miremos hacia el futuro:


Dentro de Eataly, el visionario nuevo paraíso gastronómico de Mario Batali

Espaguetis secos, de todas las formas y tamaños extraídos de moldes de bronce y cubiertos con mil raspaduras y rasguños para atrapar la salsa que los aguardaba. Sin embargo, compré los espaguetis y los comí con mantequilla.

Eataly, el hedonismo II de la comida italiana, es uno de esos proyectos que la gente de los medios gastronómicos realmente no entiende. Tal vez esto me sea obvio porque estoy en los medios de alimentación y no lo entendí hasta ayer, cuando abrió el lugar y lo visité. La discusión detrás de escena de la mega tienda italiana de Mario Batali en el distrito Flatiron de Nueva York fue sobre la escala del lugar, de dónde provenían los hornos de pizza, cuánto costaban, la probabilidad de que alguna vez recuperara su inmensa carga de deuda. Luego vi la sección de espaguetis y me di cuenta de lo equivocados que estábamos.

Eataly es un sueño febril de amor por la comida y mdash una fantasía, una orgía, un parque temático. No puedo creer que alguna vez gane dinero, pero entonces, ¿qué me importa si genera dinero? No soy inversionista. Soy un neoyorquino que ahora puedo ir a una tienda en la calle 23 y comprar la chuleta de ternera que usan en Alto y Del Posto. Hay pasillos enteros de espaguetis que son para sus marcas locales Shop-Rite, en sabor y textura, lo que el atún rojo de grado sashimi es para Bumblebee. Luché con las ansiosas matronas para tratar de llegar al mostrador de mozzarella fresca, donde se hizo ante mis ojos, solo para ser sumergido infanticidamente en agua fría. (Aunque me han dicho que eso podría cambiar en el futuro). Estaba devorando focciacia tan viva con tomates dulces ácidos y aceite de oliva herbáceo que pensé que podría empezar a gritar.

Hice todas esas cosas en Eataly, en el caos y el estruendo de su primer día, y estoy aquí para decirles que, incluso como un observador cansado y decaído de la escena gastronómica, estoy abrumado. No sé ustedes, pero nunca esperé ver 16 tipos de tomates enlatados San Marzano, o un mostrador de pasta fresca que vendiera pequeños agnolotti del plin y espaguetis alla chitarra hechos ese día con los cuerpos serpentinos y brillantes de besugo y orata dispuestos. en hielo, o cinco tipos de tartar de ternera servido en un mostrador. Mientras trabajaba en mi camino por el lugar, que es tan grande como Macy's, comencé a sentir que mi emoción comenzaba a teñirse de pánico. ¿Cómo comería todas estas cosas? ¿Cuánto puedo comprar? ¿Cuántas veces a la semana puedo venir aquí y dónde aparcar? Todo lo que necesitaba para la felicidad humana se podía encontrar aquí, con la excepción del sexo pervertido, y después de comer toda esta comida tampoco estaría en buena forma para eso. Y espera. Es eso. ¿Carne molida LaFrieda? ¿En una tienda normal?

Me desmayé y reviví cuando los médicos pasaron pecorino sardo bajo mi nariz. Mi primer sentimiento fue de gratitud hacia Eataly y sus creadores. Este sueño febril de la gastronomía italiana fue el acto de creación más poético, visionario y absolutamente loco desde el Crazy Horse Memorial. Y no puedes conseguir chuletas de ternera en el Crazy Horse Memorial.


Reseña del libro: Eataly: All About Pasta

Para celebrar el Día Nacional de la Pasta (17 de octubre) y el Día Mundial de la Pasta (23 de octubre), Rizzoli lanza "Eataly: Todo sobre la pasta: una guía completa con recetas", un libro que destila la sabiduría de los expertos en pasta de Eataly y presenta platos, algunos clásicos, pero muchos con un toque moderno, que cuentan con la comida favorita de todos.

Para los amantes de la comida italiana, Eataly es un nombre muy familiar. Wikipedia lo describe como "un mercado italiano de gran formato / huella (sala de comidas) que comprende una variedad de restaurantes, mostradores de alimentos y bebidas, panadería, artículos minoristas y una escuela de cocina".

Eataly es un acrónimo de "comer" e "Italia". Fue conceptualizado por Oscar Farinetti en 2002, pero no fue hasta 2007 que su visión se hizo realidad cuando abrió el primer Eataly en Turín, Italia. Tuvo tanto éxito que otros lugares se abrieron uno tras otro hasta que el nombre "Eataly" se convirtió en sinónimo de comida italiana y cocina mediterránea.

Escrito con Natalie Danford, "Eataly: Todo sobre la pasta: una guía completa con recetas" ofrece una visión general del mundo de nuestra fuente favorita de carbohidratos. Abriendo con un mapa de Italia que identifica de dónde vienen ciertas pastas, el libro también enseña a los lectores cómo hacer su propia pasta.

Organizado por & # 8220families & # 8221 of pasta, este libro explica todas las formas importantes de pasta, su historia, las mejores combinaciones de salsas y la primicia sobre los signos de calidad de la pasta en el mercado.

Aún así, su mayor atractivo son las recetas proporcionadas en el libro. Muy informativo y muy fácil de seguir, “Eataly: Todo sobre la pasta: una guía completa con recetas” vivirá en su cocina porque la buscará constantemente.

Si las fotos del libro no lo atraen a probarlo, visite las ubicaciones de Eataly durante el mes de octubre, donde los 5 sitios de EE. UU. Albergarán experiencias interactivas en las tiendas, destacando las recetas de este libro. Las recetas van desde los favoritos de todos los tiempos, como Tortellini en Brodo, hasta la creación contemporánea de Eataly, Pasta de huevo asado con estofado de pollo.

En una referencia rápida, este volumen proporciona todo lo que el cocinero casero necesita para preparar deliciosos platos de pasta para una cena elegante, un buffet de preparación o una comida familiar rápida con un toque italiano genuino.

Eataly: All About Pasta: A Complete Guide with Recipes sirve como el compañero de cocina ideal, ya sea que desee dominar la mezcla y formación de la masa desde cero o si desea ampliar su repertorio de salsas fáciles entre semana para la pasta comprada en la tienda.

Sobre el Autor: Eataly es un minorista mundial de alimentos italianos de la más alta calidad, con más de 40 tiendas, incluidas 5 en los Estados Unidos. Su diseño abierto se basa en el tradicional mercado de piazza, con varias boutiques, bares, cafés y restaurantes centrados en ingredientes repartidos por toda la tienda. Eataly anima a los consumidores a ser participantes activos en una experiencia innovadora de alimentos y bebidas en la que pueden comprar, degustar y saborear la cocina tradicional italiana de alta calidad junto con productos locales y artesanales.


Pesto alla Genovese

Pesto alla genovese se inventó en Génova, una antigua ciudad portuaria de Liguria, y desde entonces ha agregado un toque de hierbas frescas a innumerables platos. Nos encanta cuando el pesto de albahaca clásico se hace con ingredientes de Liguria certificados de acuerdo con tradiciones consagradas, sin embargo, es deliciosamente simple hacerlo fresco en casa.

En dialecto genovés, pestâ significa "aplastar" o "moler". Siguiendo la tradición, utilizamos un mortero para triturar y moler nuestro pesto a mano. Los procesadores de alimentos o licuadoras modernas también funcionarán, pero evite mezclar en exceso, ya que libera demasiado aceite de los piñones y magulla las verduras. Y recuerde, la clave del pesto es degustar: nuestra receta ofrece más pautas que proporciones estrictas.

Pesto alla Genovese (Pesto de albahaca al estilo de Génova)
Receta cortesía de Eataly

2 tazas de albahaca fresca sin apretar
2 cucharadas de piñones, ligeramente tostados
1 diente de ajo
Aceite de oliva virgen extra, al gusto
½ taza de Grana (Parmigiano Reggiano o Grana Padano), finamente rallado, y más al gusto
3 cucharadas de Pecorino (Fiore Sardo, Pecorino Romano), finamente rallado, y más al gusto
Sal marina fina, al gusto

Coloque el ajo y una pizca generosa de sal marina fina en un mortero grande y muela contra los lados hasta que quede aplastado hasta formar una pasta.

Agregue aproximadamente una cuarta parte de las hojas de albahaca y muela hasta que se rompa. Continúe agregando la albahaca poco a poco, rompiendo todas las hojas antes de agregar más. Agrega los piñones y muele hasta que estén triturados.

Agregue aproximadamente ½ taza de aceite de oliva virgen extra y muela hasta que el pesto esté cremoso. Finalmente, agregue ambos quesos y muela hasta que esté cremoso y bien combinado.

Sazone con sal marina al gusto, agregando cualquier otro ingrediente según sea necesario.

¡Disfruta lo más fresco posible! Sirva con pasta (como trofie, que el Genovesi inventado especialmente para pesto), untar sobre pan tostado para bruschetta, o simplemente tomar una cucharada.


Tiny Test Kitchen: How to Eataly's Gnocchi al Pomodoro Piccante (Ñoquis de patata con salsa de tomate picante)

Bienvenido de nuevo a nuestra nueva columna en PEOPLE.com: la pequeña cocina de prueba. Aquí, probamos recetas de los mejores y más recientes libros de cocina y te informamos cómo te fue. ¿Por qué Tiny Test Kitchen? Porque preparamos estos platos en nuestras propias cocinas (muy pequeñas) de la ciudad de Nueva York para mostrarle cuán fácil o difícil, sabrosa o terrible resulta ser la comida.

EL LIBRO: Cómo Eataly

EL PLATO: Gnocchi al Pomodoro Piccante (ñoquis de patata con salsa de tomate picante)

EL PROBADOR: Mark Marino, editor adjunto de PEOPLE.com, @mamarino

Vivo cerca de Eataly, NYC & # x2019s italiana mega-tienda, y tan impresionante como es con su supermercado y muchos restaurantes, los turistas de pared a pared pueden hacer que ir de compras y cenar allí sea un desafío. Entonces, no estaba seguro de qué esperar de un libro de cocina llamado Cómo Eataly & # x2014 ¿llevarlo a casa significaría que de repente aparecerían multitudes de extraños en mi pequeño apartamento?

RELACIONADO: Tiny Test Kitchen: Stanley Tucci y Felicity Blunt & # x2019s Cornish Game Hens

Resulta que el libro de cocina es una guía para comprar, cocinar y comer comida italiana (al menos eso es lo que dice el subtítulo). Cocinar es lo que me interesaba, así que decidí intentar hacer focaccia de Eataly & # x2019s. Pero eso implicó crear un & # x201Cstarter & # x201D (harina y agua fermentadas para formar levaduras y bacterias & # x2014 ¡mmm!) Con varios días de anticipación, y mi & # x201Cstarter & # x201D dejó de funcionar después de dos días, así que opté por los ñoquis. receta al Pomodoro Piccante en su lugar.

Para entrar en el espíritu, puse música italiana (& # x201CMambo Italiano & # x201D es genial para picar, para su información) y reuní mis ingredientes. Lavé cuatro papas rojizas, luego medí 2 tazas de sal marina gruesa. Inicialmente pensé que la sal se agregaría a las papas después de que estuvieran cocidas, pero en realidad se usa para forrar la fuente para hornear en la que hornearás las papas (Eataly prefiere hornear, no hervir sus taters de ñoquis).

Mientras las papas se horneaban a 350 grados, preparé la salsa de tomate picante. En lugar de los dos dientes de ajo indicados, utilicé tres y los aplasté con un cuchillo (esto es genial para sacar tu agresión & # x2014 & # x201C ¡Maldita sea, Ébola! & # X201D ¡Bofetada!). Salteé el ajo en aceite de oliva con unas hojuelas de pimiento rojo triturado y luego agregué una lata de tomates triturados.

La receta requería papas peladas enteras, pero accidentalmente compré trituradas, lo que en realidad funcionó a mi favor ya que necesitarías triturar los tomates si estuvieran enteros. De todos modos, después de 20 minutos de hervir a fuego lento, la salsa se veía y sabía muy bien.

Pero volvamos a las patatas. Se supone que deben hornearse durante unos 40 minutos, pero los míos no estaban listos en ese momento. Así que puse otra ronda de música italiana, y unos 20 minutos después & # x2014 más o menos cuando estaba llorando con & # x201CAl di l & # xE0 & # x201D & # x2014, ya estaban listos. No pude imaginar qué hacer con las 2 tazas de sal tostada y gruesa que quedaron en la fuente para hornear, ya que me pareció una lástima tirarla. Los italianos de verdad no desperdician nada & # x2014 seguramente lo convertirían en un exfoliante para pulir sus pies antes de pisar las uvas, o lo pintarían con aerosol de diferentes colores y hacer una especie de mosaico ingenioso, o agregarían un talón de pan, algunas cortezas de queso y algunas verduras marchitas para hacer una sopa de sal. Pero no tuve tiempo para ser creativo, así que se fue a la basura.

Cuando las papas se enfriaron un poco, las pele (las cáscaras crujientes y saladas son un buen refrigerio, por cierto) y las pasé por una licuadora. Si alguna vez ha usado un ricino, puede notar que a veces algunos trozos de papa se hacen puré pero no pasan por los agujeros. Debes tirarlos, porque terminarán formando grumos en tu masa, como supe más tarde.

Luego, pongo 3 tazas de harina en un tazón con 1 cucharada de sal de mesa (la receta requería sal marina fina, pero lo que sea). Después de formar las papas en un cuadrado de 10 por 10 pulgadas, agregué 2 tazas de harina en la parte superior y la amasé para formar una masa ligeramente pegajosa. La taza extra de harina debía agregarse si la masa estaba demasiado húmeda, pero no la necesitaba.

Después de dividir la masa en aproximadamente una docena de bolas del tamaño de un huevo, extendí cada una en cuerdas de 3/4 de pulgada de ancho y las corté en trozos de 1 pulgada. (Confesión: Soy malo midiendo, así que ninguno de mis ñoquis era del mismo tamaño).

Luego, hice rodar cada pieza contra la parte posterior de un tenedor para que las púas formaran ranuras en los ñoquis y solo las ranuras apenas se formaron. Pero seguí adelante (literalmente).

RELACIONADO: Eataly anuncia planes tentativos para la expansión de EE. UU.

Ahora era el momento de cocinar los ñoquis. Después de hervir una olla grande de agua salada, sumergí la pasta de papa y, aproximadamente un minuto después, todos llegaron flotando a la parte superior y estaban listos para encontrarse con su marinara.

Coloqué los ñoquis, agregué una pizca de queso parmesano y me senté a mangia con mi amiga Alecia.

Tengo que decir que ambos quedamos realmente impresionados con el plato terminado. Si bien no he tenido suficientes ñoquis en mi vida para distinguir lo realmente bueno de lo realmente malo, estos eran bastante celestiales. Suave como una almohada, casi sedoso, con un agradable sabor suave complementado con una deliciosa salsa de tomate. Definitivamente haría esto nuevamente, ya que es bastante fácil, económico y requiere solo unos pocos ingredientes básicos. Pero la próxima vez, encontraré un uso para toda esa sal gruesa sobrante.

Ñoquis al Pomodoro Piccante
Sirve 6 como primer plato

4 papas rojizas (aproximadamente 1 1/2 libras en total)
2 tazas de sal marina gruesa, y más para salar el agua de cocción de la pasta
3 tazas de harina para todo uso sin blanquear, y más para espolvorear
1 cucharada. sal marina fina, y más para condimentar la salsa
1/4 taza de aceite de oliva extra virgen, y más para terminar
2 dientes de ajo machacados
1 pizca de hojuelas de pimiento rojo triturado
1 lata (16 onzas) de tomates enteros pelados

1. Precaliente el horno a 350 grados Fahrenheit. Cubra una bandeja para hornear con papel pergamino y reserve.
2. Espolvoree alrededor de 1/2 taza de sal gruesa en el fondo de una fuente para hornear lo suficientemente grande como para contener las papas. Coloca las patatas sobre la sal y cúbrelas con la sal gruesa restante. Hornee en el horno precalentado hasta que se pueda perforar fácilmente con un cuchillo de cocina, aproximadamente 40 minutos. Dejar enfriar. (Deseche la sal).
3. Una vez que las papas estén lo suficientemente frías para manipularlas, pélelas y tritúrelas con un exprimidor de papas. (Puede usar un tenedor, solo asegúrese de triturarlas bastante bien y no dejar trozos grandes). En una superficie de trabajo, extienda las papas en un cuadrado de aproximadamente 10 por 10 pulgadas.
4. En un tazón, combine 2 tazas de harina y 1 cucharada. sal marina fina. Espolvoree la mezcla de harina uniformemente sobre las papas.
5. Knead the potato mixture (use a bench scraper to help you get started, if necessary) until the mixture is uniform and forms a soft, still slightly sticky dough. If the dough is too sticky, add the remaining 1 cup flour in small amounts, but the less flour you manage to add, the lighter your gnocchi will be.
6. With a knife, cut the dough into equal-size pieces roughly the size of an egg. Working one at a time, roll the pieces into ropes about 3/4 inch wide. Cut the ropes into 1-inch pieces.
7. Pick up one piece of the dough, roll it over the back of a fork, and let it drop onto the prepared baking sheet. Repeat with the remaining pieces of dough. The resulting gnocchi will be slightly curved with grooves that will capture the sauce. Dust the gnocchi lightly with flour and set aside.
8. Place the olive oil, garlic, and red pepper flakes in a saucepan and cook over medium heat until garlic is fragrant and just light brown. Add the tomato juices and the tomatoes to the pan, crushing them by hand as you do. Sazone al gusto con sal. Simmer the sauce until slightly thickened, about 20 minutes.
9. Bring a large pot of water to a boil for the gnocchi. When the water is boiling, salt it, then add the gnocchi. Cook the gnocchi until they rise to the top of the water, about 1 minute. As they are finished cooking, remove them to a colander with a slotted spoon.
10. Spread a small amount of the tomato sauce on the bottom of a serving dish. Add the drained gnocchi, then spoon the remaining sauce on top. Mezcle para combinar. Drizzle with a little olive oil and serve immediately


Eataly: The restaurant review

Suscríbete a nuestros boletines de noticias Suscríbete

Eataly | $

Back when I worked in the neighborhood, not a week went by that I didn't stop at L'Appetito, the little near-north-side Italian deli on Huron now in its 33rd year. Whether it was for an espresso and panino, a cup of gelato, a bottle of good olive oil, a pound of imported pasta, or a chunk of Parmigiano-Reggiano, L'Appetito was a quick and essential part of my routine that helped me eat well during the workday and at home. These days it's easier for me to access other great little Italian deli/markets in less central neighborhoods, like Bari Foods on Grand, J.P. Graziano on Randolph, and Riviera on Harlem. These are places I'm willing to drive out of my way to visit, not just for their thoughtfully selected products, but for the genuine human interaction you can have with people who've been immersed in Italian food all their lives.

But when the sprawling, double-decker Chicago outpost of the pan-Italian market and upscale food court Eataly landed like a Cylon Basestar just three blocks south of L'Appetito in the former ESPN Zone, I didn't think much of my old stop at first, or any of my current regular ones.

You could say Eataly fought for my soul, and I wanted to be taken. I'd visited the store's older sister next to Madison Square Park in Manhattan, spun around and got lost in its twisting, claustrophobic pathways, stood drinking wine and eating salumi and cheese elbow to elbow with strangers, and stared gobsmacked at the endless universe of dried pastas and fresh cheeses. I was as impressed as any slack-jawed midwestern yokel could be, but I wondered if an enterprise of such paralyzing seduction could survive in River North.

At 63,000 square feet, Eataly Chicago is larger and relatively roomier than its New York sibling, but there are times, particularly on weekends, when you may find yourself jittering tentatively among the crowds like a lab rat in an unsolvable maze. Eataly needs independent, objective tour guides.

Comparisons to Ikea's inescapable floor plans are often made, but wandering around Eataly I often felt I was in a culinary version of Jorge Luis Borges's "The Library of Babel," where the bookshelves contain every possible arrangement of the alphabet, resulting in an information overload that renders it useless to anyone who wants to find a readable book. At Eataly, instead of books it's pesto sauces and dried pasta, olive oils and vinegars, wine and salami, and eight different kinds of raw-milk Parmigiano. Somewhere, amid the dozens of different brands of tomato sauce, is the right one. But how will you ever know?

This is an environment that tends to inspire annoyance or anxiety. The one thing Eataly doesn't have is a chill-out room, with soft lights, comfy pillows, and ambient music to ease shoppers down from their frantic highs.

What Eataly does have in the way of stress relief is alcohol, and you're free to explore its wilderness wine in hand&mdashbut it's wise to consider the role booze can play in encouraging impulse buying. The price on that prosecco jelly or hazelnut-tuna sauce or Barolo vinegar might not seem too prohibitive after a few glasses of Zamo Rosso 2012.

Eataly's stated mission is to encourage home cooking with these products, and part of the strategy is to turn them over by pitching them, directly or indirectly, in the 15 restaurants, bars, and food stands that in total offer an overwhelming embarrassment of choices. So a server may point out that the delicious grilled bitter green salad you're eating in Le Verdure, Eataly's vegetable-focused restaurant, is drizzled with a $45.80 balsamic vinegar from Modena that happens to be displayed just to your left. And you may notice that the long, sleek, conical cheese grater a line cook is zithering over your quadrati con ricotta e spinaci in the pasta restaurant, La Pasta, is designed by Alessi and is available in the downstairs kitchenware department for a cool $98. Maybe you can find a recipe for that Sicilian lifeguard&ndashstyle calamari you had at Baffo, * Eataly's fine-dining restaurant, in one of the cookbooks penned by Eataly partners Mario Batali or Lidia Bastianich. Did you enjoy Joe Bastianich's Friulian Adriatico Sauvignon with your oysters? You're in luck. It's for sale in the wine department without the 100-percent-plus restaurant markup.

If this approach is going to work, the food in the restaurants, most of which are situated on the second floor, better be good. The most pleasant place to ponder that question is La Piazza , the wide-open central space meant to evoke an Italian city square. Here you can stand at the communal high-top tables in the center, or you can perch yourself on one of the rickety, uncomfortable, clear plastic chairs in the outlying stations. You can snack on some exceedingly fresh, warm, olive-oil-and-sea-salt-sprinkled mozzarella as you watch it being made (though you might notice near the end of the day that the packaged balls bathing in their water have started to disintegrate). Pair that with some thinly sliced prosciutto and a plate of lightly fried, lemon-splashed calamari, octopus, and shrimp, or a selection of minimally garnished fresh raw fish from the crudo bar, and you'll be eating some of the best food Eataly has to offer.

Le Verdure also has some appealing dishes apart from the aforementioned grilled bitter greens, including gnocchi with tomato and mushroom ragu, and an "egg in purgatory," baked in polenta with tomato sauce. But it's the barely cooked vegetables here that stand out from the rest, including a selection of just-warmed green beans, carrots, brussels sprouts, rapini, and zucchini (far fresher than the limp-looking produce on the first floor) tossed with nutty farro and dressed with a light Nebbiolo vinaigrette. A selection of crudites is arranged around a tub of bagna cauda, the emulsified anchovy and olive oil dip that should replace hummus as the nation's leading carrot-stick accompaniment.

The freshness and simplicity of these dishes show an admirable resistance to the habit of overcomplicating good ingredients. However, Eataly occasionally does stoop to pandering. In Birreria , its beer-focused restaurant, it must have been calculated that midwesterners couldn't drink beer without a bratwurst, this one flaccid and loose-skinned, or a selection of fried things: octopus, mushrooms, sausage balls, chickpeas. And though the beers include a selection of Italian imports unprecedented in these parts, Birreria's first house-brewed ale, Gina, an IPA brewed with imported thyme, tastes like flat, liquid catnip.

At Il Pesce , resolutely Italian-style seafood preparations with minimal fussiness&mdashfat but rubbery and sandy broiled razor clams, an overly fishy, oily, and unbalanced zuppa di pesce&mdashshare menu space with whole, oven-roasted market fish and a changing pan-seared fillet (I had a sea bass overgarnished with microgreens and cauliflower puree).

Maybe it's the dark, meat-centric La Carne , which has its own enclosed dining room, that's the most disappointing. While three crispy coins of fatty, seared cotechino sausage bedded on lentils with a drizzle of balsamic vinegar seem just about perfect, poor execution tends to spoil the otherwise high-quality meat Eataly has at its disposal. Strips of grilled beef heart with salsa verde were rubbery and underseasoned, and otherwise flavorful and tender lamb shoulder was bedded on a pile of overcooked fregola. Worst of all, an underseasoned strip steak came charred on one side and dull gray on the other, with a mushy border of colorless flesh that slowly brightened to pink.

Eataly's most consistently popular restaurant is La Pizza & La Pasta . There's almost always a wait to access the offerings from the open pasta counter or the pair of gilded, wood-burning pizza ovens, which produced one of the most disappointing Neapolitan pies I've ever encountered. Neapolitan pizzas are supposed to have a soft, doughy nucleus that spreads out to a more tender charred crust at its diameter. The pizza I tried at Eataly was a disaster. The outer edges of the crust were appealingly blistered, but the entire bottom of the pie was thoroughly saturated by tomato sauce, rendered mozzarella and sausage fat, and water extruded from cooked mushrooms. I had better luck with pasta: ribbony, snappy tagliatelle with rich short-rib ragu, and tiny, dense agnolotti stuffed with a mixture of mortadella, pork, and veal, lightly dressed in melted butter. With both dishes, the sauces didn't distract from the near-perfect pasta.

I haven't visited Eataly's two coffee bars, but I've already written about its Rosticceria , where a hunk of slow-roasted meat (which changes daily) is sliced onto sandwiches that are ultimately overwhelmed by the rustic bread. The same is true at the I Panini station on the first floor, where the sandwiches spend too little time under the press, and the fillings remain cold.

There are delicious bites all over Eataly, occasionally in the most unexpected places: a small plate of sweet rock shrimp with leeks, served by a vaguely contemptuous bartender at the wine bar Vino Libero a schmear of rich chocolate-hazelnut spread on a flaky croissant bun at the Nutella bar the soft-serve pistachio lait (made from the milk of pastured Piedmontese cows) at the Láit Gelato that's one of the creamiest, most richly flavored dairy products I've put in my mouth in a long time (the gelato, on the other hand, can be icy and unpleasant).

The bottom line: Eataly is hardly the last word in Italian food in Chicago. There are many restaurants all over the city that are doing better renditions of the specialties offered at any one of Eataly's restaurants. Nella Grassano has nothing to fear from La Pizza. Nellcote needn't worry about La Pasta. I'd head for Gene & Georgetti for a steak before I'd even consider La Carne.

As far as the market goes, it offers great resources: the butcher counter with its premium Piedmontese beef, the fresh pasta station, the mozzarella bar, the salumi selection. I want to spend a whole day sampling Eataly's dizzying inventory of Italian cheeses cut to order. But while the small Italian markets around the city may view Eataly as a threat, it's never going to be a regular resource for me&mdasheven as the shine wears off and the lines die down.

That's mostly because while Eataly offers the exciting possibility that there's always more to learn, there's also the frustrating realization that you're stuck in a school with overcrowded classrooms&mdashand too many distractions&mdashto earn a proper education.

* Baffo opened a few weeks later than the rest of the store I'll be reviewing it separately.

Apoye el periodismo independiente de Chicago: únase a la revolución de los lectores

Hablamos de Chicago a los habitantes de Chicago, pero no podríamos hacerlo sin su ayuda. Cada dólar que da nos ayuda a continuar explorando e informando sobre los diversos sucesos de nuestra ciudad. Nuestros reporteros recorren Chicago en busca de lo nuevo, lo que está ahora y lo que sigue. Mantente conectado con el pulso de nuestra ciudad uniéndote al Reader Revolution.


Anuncio publicitario

Is Toronto ready for all this food porn? From the satisfied looks on everyone’s faces, the resounding response is an unequivocal, “yes!”

Here’s a recipe Eataly is fast becoming famous for:

Lo Spaghetto Al Pomodor — an Italian Icon

If someone in a culinary Rorschach test asked what image springs to mind with the words “Italian food,” you would likely picture a bowl of spaghetti with tomato sauce. The most famous Italian recipe, lo spaghetto al pomodoro is made with just a few simple ingredients, tastes delicious, and is easy to make — Eataly.ca.

1 (17.6-oz.) pkg. of spaghetti (Spaghetti di Gragnano IGP Carta Paglia by Afeltra suggested)
2 (12-oz.) jars Cosi Com’e Whole Red Datterino Tomatoes, unpeeled in tomato juice (or canned tomatoes in juice)
1/4 cup good-quality extra-virgin olive oil, plus more for serving
1 1/2 cucharadita sal marina
3 to 4 sprigs fresh basil
Kosher salt, for cooking the pasta

Crush tomatoes between your fingers, letting them fall into a saucepan. Stir in tomato juices, olive oil, and season with sea salt to taste.

To cook pasta, heat a large pot of water. When water reaches a boil, add a palmful of kosher salt until water is salty. Add spaghetti and cook for 11 minutes. Using a slotted spoon, transfer pasta to the saucepan with tomatoes. Add half a cup of pasta water and toss together everything over medium heat to combine for about 1 minute.

Divide spaghetti into four warmed bowls. Drizzle with olive oil and add a sprig of fresh basil. Servir inmediatamente.


Ver el vídeo: EATALY LAS VEGAS at The Park MGM (Diciembre 2021).